Si necesita orientación o ayuda, llame gratis al Fono Drogas y Alcohol 1412

Iniciativas de Integración Social


Junto con el desarrollo formal del programa, SENDA ha trabajado en ámbitos específicos, abordando problemáticas que refuerzan la vulnerabilidad de las personas que presentan consumo problemático de alcohol y otras drogas, estas líneas de exploración son:

a. Integración social en espacio socio comunitario

Esta iniciativa está relacionada con el principio de “sensibilizar el contexto y entorno social”.
El área ha trabajado principalmente en el fortalecimiento de las capacidades de las personas usuarias, no obstante, una propuesta complementaria y necesaria es abordar el medio social en el que las personas se relacionan, haciendo diferencias entre el ámbito de las instituciones y el de las organizaciones sociales. Las líneas de trabajo exploradas van dirigidas a conseguir la participación de y en la comunidad; el ejercicio de ciudadanía desde la apertura y acceso de las incitativas locales y comunales como de los programas presentes en el territorio, reconociendo a las personas que presentan problemas de consumo de alcohol y otras drogas como sujetos de derechos.

b. Reducción de la estigmatización de las personas con consumo problemático drogas y alcohol

Para comprender en profundidad el rol que cumple la sociedad en los procesos de Integración Social, es necesario entender la relación existente entre el consumo de drogas, la exclusión social y el estigma social asociado al consumo de drogas, que perpetúa condiciones de exclusión social y con ello reduce la posibilidad de un proceso de recuperación sostenido en el tiempo. De esta forma, la estigmatización produce grupos de personas que ven condicionado su ejercicio de ciudadanía cuando se les niega el cumplimiento de determinados derechos, como el de la salud.

Uno de estos grupos, lo configuran los usuarios de alcohol y otras drogas. Por ello, la reducción de la estigmatización y la discriminación asociada al uso de sustancias y la drogodependencia, es fundamental para la elaboración de políticas de integración desde una lógica de respeto por los derechos humanos, ya que uno de los principales resultados de la estigmatización, y consiguiente discriminación, es el rechazo social que perpetúa condiciones de exclusión social.