Si necesita orientación o ayuda, llame gratis al Fono Drogas y Alcohol 1412

Actuar a Tiempo


Es una estrategia de Prevención Selectiva e Indicada que se implementa en establecimientos educacionales de enseñanza básica y media. Actualmente, trabaja con estudiantes de entre 7° Básico y 4° Medio. El programa busca aumentar factores protectores y disminuir factores de riesgo estudiantes  con tal de evitar el consumo y reducir los riesgos y daños asociados a éste.

Se prioriza la intervención en aquellos establecimientos que atiendan a estudiantes en condición de vulnerabilidad, específicamente aquellos que sean beneficiarios de la Ley SEP.

Este programa implica el trabajo con los establecimientos educacionales, a través de incorporación de una dupla de profesionales que despliegan acciones preventivas en dos grandes líneas: a nivel institucional orientada al trabajo con la comunidad educativa, entendiéndose por ésta: docentes, directivos, asistentes de la educación, padres madres y apoderados, desde la mirada contextual y con los estudiantes y sus familias. Este programa además, complementa el Programa de Prevención en Establecimientos Educacionales y la implementación conjunta de éstos da cuenta del Sistema de Prevención integral.

El Programa Actuar A Tiempo consta de los siguientes componentes:

1. Instalación del Programa. Capacitaciones, Cursos y Charlas:
Este componente pretende habilitar involucrar a los directivos, cuerpo docente y asistentes de la educación en el proceso preventivo en el que participarán los estudiantes, promoviendo una mirada comprensiva del proceso que se está desarrollando. Pretende entregar elementos que sitúen la prevención del consumo de sustancias como una acción colectiva y no solo de responsabilidad del estudiante y los profesionales de la dupla de profesionales de éste programa. Favoreciendo el desarrollo de una cultura preventiva en el establecimiento educacional.

Considera:

1. Capacitación a Equipos Directivos y Docentes de establecimientos educacionales: Considera la capacitación en fundamentos conceptuales y metodológicos del programa, y en aquellas variables que inciden en el consumo de sustancias así como en estrategias de detección precoz, e intervención en crisis.
2. Coordinar procesos involucrados en la implementación del programa: para programar la participación de los usuarios en las acciones preventivas, la gestión de espacios físicos adecuados para la realización de las actividades y las autorizaciones necesarias para el desarrollo del trabajo.
3. Consentimiento y asentimiento informados por parte de apoderados, adultos responsables y estudiantes participantes del programa: son acciones enmarcadas dentro de los derechos de los usuarios para ponerlos en conocimiento de las acciones que se proponen realizar con ellos en el trabajo y la aprobación de cada uno para que éste se realice.

2. Diagnóstico y Plan de Intervención:
Este componente tiene por objetivo reconocer a aquellos estudiantes que presenten mayor riesgo frente al consumo de sustancias y que necesitan de un acompañamiento por parte de los profesionales de SENDA.

Esta valoración multidimensional considerara tener en cuenta: rendimiento escolar, situación familiar, relación con pares, salud mental, consumo de sustancias y su relación con las mismas, conductas disruptivas y posibles situaciones de vulneración de derechos. La valoración de estas dimensiones de la vida de un NNA nos dará una mirada integral de cómo se encuentra en el momento que se decide iniciar un proceso de acompañamiento, el que además, se pretende que sea co-construido entre los profesionales y el estudiante de manera que se favorezca y respeten sus derechos de persona a poder visualizar y orientar sobre qué temas le interesa trabajar prioritariamente y la manera en cómo esto se puede llevar a cabo.

Todo plan de intervenciones conlleva objetivos de corto, mediano y largo plazo que se pretenden revisar en el proceso de intervención, por tanto es un instrumento que orienta tanto hacia dónde queremos ir o llegar, así como en la forma que lo haremos y el tiempo que estima para el trabajo. Es un instrumento flexible que se debe revisar periódicamente y al igual que su generación, se realiza de manera conjunta con el estudiante para poder incorporar nuevas alternativas de trabajo, modificar objetivos y sobre todo reconocer los avances del proceso.

El proceso de intervención en sí mismo debe dar cuenta de lo que allí se ha plasmado y por tanto, las acciones realizadas cobran sentido en el marco de una planificación que nos orienta hacia donde nos llevarán cada una de las actividades planificadas y realizadas con los estudiantes.

3. Intervenciones Preventivas:
El desarrollo de las intervenciones preventivas consignadas en el plan de intervención con cada estudiante será acompañado por la dupla de profesionales de este programa y considera actividades de carácter individual, grupal y/o familiar. Este acompañamiento particular contempla un abordaje desde una mirada integral considerando a los adultos responsables, la etapa de vida en que se encuentran los niños, niñas y adolescentes, la salud física, mental y recursos personales de cada participante, así como el contexto en el cual se desarrolla. Ello, a su vez quedará registrado en un Plan de Trabajo Individual (PTI), que será monitoreado periódicamente con el fin de evaluar los avances o retrocesos que puedan ocurrir en el proceso.

El proceso de acompañamiento personalizado busca por una parte, el fortalecimiento de habilidades y estrategias preventivas amplias y flexibles que favorezcan su desarrollo integral generando habilidades y estrategias grupales que favorezcan la toma de decisiones responsables y saludables en la vida cotidiana.

Por otra parte, y como ya se mencionó, considerando al situación específica de cada persona, puede orientarse también a fortalecer habilidades y recursos personales con estudiantes y sus familias, para una adecuada gestión de riesgos asociados al consumo (no problemático) de sustancias.

El tipo de acciones a desarrollar en este componente se describen a continuación:

1. Intervención Individual: Consejerías y/o Intervenciones breves con el estudiante que permiten trabajar el vínculo con éste y poder acceder aquellos comportamientos asociados al consumo de sustancias, promoviendo el conocimiento y competencias tendientes al manejo de situaciones de riesgo, autocuidado y vida saludable.
2. Intervención Grupal: Complementa la individual, y los grupos de trabajo permiten, generar instancias de intercambio grupal y generación de estrategias de enfrentamiento a situaciones de riesgo, fortaleciendo factores protectores.
3. Intervención Familiar: Refuerza las dos anteriores al comprometer a la familia o adultos significativos en un proceso preventivo que acompaña al estudiante.
4. Seguimiento: aquellos estudiantes que hayan finalizado su PII permanecerán en un proceso de seguimiento.

4. Gestión de Redes Locales:
Finalmente, este proceso de acompañamiento conlleva la posibilidad de que la problemática abordada sea de una complejidad mayor a la capacidad resolutiva con la que se cuenta en este programa (por ejemplo que el estudiante presente consumo problemático de drogas de acuerdo a los criterios clínicos establecidos), por lo cual se establece un sistema de referencia eficaz que permite trabajar con el estudiante y su familia su problemática y motivación para asistir a otro dispositivo que atienda pertinentemente las necesidades que puedan presentar los niños, niñas y adolescentes. En este punto la articulación tanto con la Red de Tratamiento, APS, COSAM u otras instancias de resolución de mayor especialización.

Este componente se desarrolla en estrecha coordinación con el programa Institucional SENDA Previene, presente en los territorios de referencia de los establecimientos educacionales.

Metodología de Intervención.

El ciclo de intervención del programa considera un período para la instalación, diagnóstico y elaboración de PII. Posterior a esto, existirá un periodo de implementación del Plan de Intervención Individual (para los meses de vacaciones se considera la vinculación de los usuarios en actividades desarrolladas por SENDA en los territorios de referencia). Al término del periodo (entre 6 y 18 meses), se realizará una aplicación de un instrumento de medición de factores protectores y de riesgo. Si la intervención no ha logrado reducir los factores de riesgo de manera suficiente el usuario podrá incorporarse por un nuevo ciclo . El proceso de intervención se define por estudiante, y sus necesidades y recursos personales, estableciéndose una gama amplia de intervenciones y plazos posibles.

Cabe destacar que el programa fue presentado al Ministerio de Desarrollo Social para su evaluación Ex Ante, siendo recomendado favorablemente por ese Ministerio para su implementación.