Información sobre Drogas | Bibliodrogas | Red SENDA | Trabaje con Nosotros

Cocaína

Nombre científico: Cocaína
Nombre popular: Coca, polvo, nieve, diosa blanca, jale, toque, línea, saque.
Clasificación: Estimulante
Forma de consumo: Se inhala, aunque también se absorbe a través de las mucosas (frotando la sustancia en las encías). Otra forma de uso es inyectándola.

Efectos en el organismo:

Efectos inmediatos (con dosis moderadas)

  • Ausencia de fatiga, sueño y hambre.
  • Exaltación del estado de ánimo.
  • Mayor seguridad en sí mismo.
  • La persona se percibe como alguien sumamente competente y capaz, disminuyen las inhibiciones.
  • Aceleración del ritmo cardiaco y aumento de la presión arterial.
  • Aumento de la temperatura corporal y la sudoración.
  • Reacción general de euforia e intenso bienestar.
  • Cuando el uso es ocasional, puede incrementar el deseo sexual y demorar la eyaculación, aunque es posible que dificulte la erección.

Con dosis altas, algunos efectos pueden ser:

  • Ansiedad intensa y agresividad.
  • Ilusiones y alucinaciones.
  • Temblores y movimientos convulsivos.
  • La sensación de bienestar inicial suele ir seguida por una bajada que se caracteriza por cansancio, apatía, irritabilidad y conducta impulsiva.

Descargar informativo [PDF, 1,1 Mb]

Riesgos:

  • Complicaciones siquiátricas: irritabilidad, crisis de ansiedad, disminución de la memoria y de la capacidad de concentración.
  • “Sicosis cocaínica”: consiste en un brote de ideas paranoides que llevan a la persona a un estado de confusión, pudiendo producir crisis de pánico y alucinaciones.
  • Apatía sexual o impotencia.
  • Trastornos nutricionales (alteración del apetito).
  • Alteraciones neurológicas (dolores de cabeza o accidentes vasculares, como infarto cerebral).
  • Cardiopatías (arritmias, infartos e isquemias).
  • Problemas respiratorios (disnea o dificultad para respirar, perforación del tabique nasal).
  • Importantes secuelas sobre el feto durante y después del embarazo (aumento de la mortalidad en el período cercano y posterior al parto, aborto y alteraciones nerviosas en el recién nacido).
  • Puede provocar dependencia.

Información vital:

Si una persona que ha consumido cocaína sufre un ataque de pánico, está con altos niveles de ansiedad y rasgos paranoides, llévala a un lugar tranquilo, sin mucha gente y trata de calmarla. Puede ayudar ofrecerle agua o una bebida caliente; lo importante es no dejarla sola.

Si la persona que ha consumido cocaína pierde el conocimiento, llama a una ambulancia, explícale al médico qué fue lo que consumió y cuida que la persona afectada no deje de respirar. Si vomita mientras está inconsciente, ladéalo para que no se asfixie con el mismo, verifica su respiración. Si deja de hacerlo, alguien con conocimiento de primeros auxilios debe aplicarle resucitación.