Estrategia Nacional de Drogas y Alcohol

La Estrategias Nacionales de Drogas y Alcohol son instrumentos del Gobierno de Chile que definen los criterios de la política pública con la que el Estado aborda la prevención, el tratamiento y la rehabilitación del consumo de drogas y alcohol.

La Estrategia Nacional de Drogas y Alcohol define las líneas de acción que desarrollará el gobierno en este ámbito en el período de gobierno 2011-2014. [PDF, 395 kb]

La estrategia busca la reducción no sólo de los niveles de uso de drogas ilícitas y del consumo de riesgo de alcohol, sino también de las consecuencias sociales y sanitarias asociadas a estos dos fenómenos.

Para lograr estos objetivos, contempla una serie de iniciativas, programas y acciones que abarcan desde la prevención universal e inespecífica de conductas de riesgo hasta intervenciones complejas de tratamiento, rehabilitación e integración de los consumidores problemáticos de estas sustancias.

La Estrategia Nacional de Drogas y Alcohol 2011-2014 presenta metas e indicadores concretos a lograr en materia de reducción de la demanda de drogas y alcohol, hacia el fin del período de este gobierno,  con énfasis en los grupos más vulnerables y jóvenes.

Anteriormente, el Gobierno chileno presentó la Estrategia Nacional de Drogas 2003-2008, y la Política y Plan Nacional de Prevención y Control de Drogas, en 1993.

Metas en materia de drogas ilícitas

  • Reducir en 15% el consumo anual de marihuana en población escolar, lo que significa una disminución de más de 21 mil escolares.
  • Reducir en 15% la prevalencia anual de consumo de pasta base, lo que equivale a una disminución de 7 mil personas.
  • Reducir en 10% la prevalencia anual de uso de cocaína en población escolar, lo que significa un descenso de más de 3 mil escolares.

Metas en materia de alcohol

  • Reducir en 15% el consumo anual de alcohol en población escolar lo que significa una disminución en más de 82 mil estudiantes.
  • Reducir en 15% el consumo anual de riesgo de alcohol en población mayor de 18 años, que equivale una disminución de más 142 mil personas.
  • Reducir en 20% los accidentes de tránsito vinculados al consumo de alcohol en población general, lo que significará alrededor de 925 accidentes menos a marzo de 2014.