Si necesita orientación o ayuda, llame gratis al Fono Drogas y Alcohol 1412

Integración Social


¿Qué buscamos?

Contribuir a la recuperación de las personas con consumos problemáticos de sustancias. La recuperación significa que, junto con completar un tratamiento, las personas desarrollen ciertos recursos o capitales que contribuyan a mejorar su calidad de vida, imponiendo el desafío de establecer estrategias que permitan que estos cambios se mantengan en el tiempo, desde la mirada y promoción del ejercicio de ciudadanía.

¿Por qué?

Por las condiciones de exclusión social que viven y se exponen las personas que han tenido consumo problemático de sustancias. Una persona se encuentra socialmente excluida si “se ve impedida de participar plenamente en la vida económica, social y ciudadana y/o si su renta y demás recursos (personales, familiares y culturales) son tan reducidos que le impiden gozar de un nivel de vida considerado aceptable por la sociedad en la que vive# (Gallie y Paugam, 2002).

La relación entre exclusión social, consumo problemático de sustancia y estigma social se da en el marco de una interacción mutua, donde el consumo problemático de alcohol y otras drogas podría considerarse tanto una consecuencia como una causa de la exclusión social, pues este consumo puede provocar el deterioro de las condiciones de vida de las personas; y a su vez, los procesos de marginación social pueden constituir un elemento determinante para el inicio de un consumo de sustancias.

¿Cómo lograrlo?

Por medio de la Integración Social. Definimos Integración Social como un proceso de cambios mutuos tanto por parte de la propia persona afectada, como de la sociedad. Supone la contribución de quienes se ven afectados y afectadas y; de la comunidad para lograr una equiparación de oportunidades, que permita la igualdad y plena participación de las personas vinculadas a un consumo problemático de sustancias en la vida y el desarrollo social.