Las VAIS se definen como una instancia habitacional transitoria, orientada a facilitar el desarrollo de un conjunto de habilidades de sociales y de convivencia que permitan el logro de una vida independiente y autónoma, socialmente normalizada y plenamente integrada en su entorno familiar, laboral y social, a las personas en proceso de recuperación por consumo problemático de sustancias, que hayan finalizado su proceso de tratamiento y rehabilitación y que no cuentan con un soporte familiar o un espacio de convivencia que les facilite, la consolidación de sus logros de cambio. Estas existen para hombres y mujeres de manera independiente.

Los objetivos del programa apuntan a:

  • Proporcionar y garantizar un espacio físico seguro de habitabilidad y convivencia a las personas; ellas puedan desarrollar una reflexión y planificar las acciones que los lleven a conseguir un proyecto de vida autónomo, sostener sus cambios terapéuticos, y mejorar su calidad de vida. Dentro de los objetivos que apuntan a aspectos personales de estilo de vida y salud, están el mantener y consolidar conductas y hábitos de menor riesgo, para su progresiva normalización, como así también impulsar la interiorización de nuevos hábitos de salud integral y de gestión de los riesgos, que sienten las bases para la plena autonomía personal.

En la actualidad existen 9 programas de viviendas en 5 regiones del país:

  • Región de Tarapacá: 1 vivienda de hombres
  • Región de Valparaíso: 1 vivienda de hombres y 1 vivienda de mujer
  • Región Metropolitana: 2 viviendas de hombres y 1 vivienda de mujer
  • Región del Biobío: 1 vivienda de hombres y 1 vivienda de mujer
  • Región de los Ríos: 1 vivienda de hombres

Las viviendas de mujeres están dispuestas para que ingresen madres con hijos e hijas de hasta 8 años, con el fin de que sea una instancia normalizada en la que mujeres que son madres puedan convivir y afianzar su proceso sin que la maternidad sea una condición obstaculizadora.