• Los inhalables son sustancias líquidas o volátiles que desprenden vapores que son aspirados por la nariz o la boca.
  • Se trata de elementos químicos, por lo tanto, de alta toxicidad.
  • Las sustancias que más se usan como inhalables son la parafina, bencina, aerosoles, gas y pinturas, como así también disolventes y pegamentos.

Descargar informativo

Sistema nervioso central

  • El uso de inhalables es muy tóxico para el organismo y puede provocar daño permanente al sistema nervioso central. Su consumo puede generar dependencia física y psíquica.
  • Si se mezclan con alcohol u otras drogas aumentan el riesgo de alucinaciones y alteraciones de la conducta, lo que puede llevar a caídas y lesiones graves.

Sistema cardiovascular

  • Cuando el consumo es habitual, sus consecuencias pueden ser crónicas como daño al corazón, hígado, pulmones y riñones.
  • Inmediatamente después del uso pueden presentarse convulsiones o muerte súbita por arritmia, fallas cardíacas o asfixia.

Cuando una persona está abusando de este tipo de sustancias es posible que presente:

  • Manchas de pinturas, pegamento u otras sustancias en la cara, manos o ropa.
  • Envases vacíos de aerosoles y trapos o ropas mojadas con sustancias químicas. Olores químicos en el aliento o ropa.
  • Dificultad para hablar o aspecto desorientado.
  • Pérdida del apetito o nauseas.
  • Nariz roja o con mucosidades, rinitis.
  • Llagas o erupción en torno a la nariz o la boca.